Una clave para mantener el peso: dormir en oscuridad absoluta.

Por Amanda Chan

Traducción Bárbara Barrera



Mantener la luz encendida por la noche podría afectar tus horarios de alimentación y agregar centímetros a tu cintura, sugiere un nuevo estudio en ratones.


Ratones expuestos a luz tenue durante la noche ganaron un 50 por ciento más de peso (durante un período de ocho semanas) que los que pasaron la noche en oscuridad total, dijo la investigadora Laura Fonken de la Universidad Estatal de Ohio.


"De muchas maneras, nuestra sociedad ahora funciona en un horario de 24 horas al día", dijo Fonken a MyHealthNewsDaily. "Estos resultados sugieren que esto puede afectar la función metabólica", llevando al aumento de peso.


Los hallazgos se mantuvieron incluso cuando la cantidad de alimento y la actividad física de los ratones fue constante, dijeron los investigadores, y estos resultados podrían aplicarse a las personas que comen comida a altas horas de la noche.

Otros estudios han encontrado que trabajar en el turno de noche puede causar problemas de salud.


El trabajo previo ha demostrado que las hormonas que ayudan en el metabolismo se ven afectadas en los seres humanos expuestos a la luz durante la noche, dijo Fonken. La luz nocturna podría reducir esas hormonas en ratones y, junto con una interrupción en sus ciclos circadianos, podría haber sido responsable del aumento de peso.


¿Puede la luz hacerte ganar peso?


En el estudio, los ratones sometidos a 16 horas de luz diurna y ocho horas de luz tenue ganaron 12 gramos, mientras que los ratones sometidos a 16 horas de luz diurna y ocho horas de oscuridad ganaron 8 gramos. Los investigadores alimentaron a todos los ratones con la misma cantidad de alimento y no observaron diferencia en sus niveles de movimiento.


Los ratones expuestos a la luz tenue en la noche también tenían niveles más altos de intolerancia a la glucosa, que los ratones en oscuridad total.


Los ratones son criaturas nocturnas, por lo que normalmente comen por la noche, según refieren los investigadores. Pero los ratones que vivían en condiciones de poca luz comieron el 55 por ciento de sus alimentos durante el día, en comparación con los ratones en condiciones normales de luz y oscuridad que comieron el 36 por ciento de sus alimentos a la luz del día, según el estudio. Eso muestra que sus horarios de comidas internos fueron desestabilizados por los ligeros cambios, dijo Fonken.


"Los ratones expuestos a la luz durante la noche mostraron un comportamiento de alimentación alterado, comiendo más durante la fase de descanso, lo que puede ser responsable del aumento de peso", dijo.


El tiempo es clave


Los hallazgos respaldan una cantidad de otros estudios recientemente publicados sobre el vínculo entre el aumento de peso y los relojes biológicos.


Un estudio publicado el año pasado en la revista Obesity observó cómo el desajuste del reloj interno puede afectar el peso. Los ratones que fueron alimentados con comidas durante sus horas normales de sueño agregaron un 48 por ciento a su peso corporal durante seis semanas, mientras que los ratones alimentados con comidas durante tiempos normales ganaron el 20 por ciento de su peso.


Un estudio de 2009 en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias mostró que trabajar en el turno de noche aumentaba el riesgo de obesidad, además de enfermedad cardíaca y diabetes.


Sin embargo, un pequeño estudio de 2006 en la revista Obesity Research mostró que los bocadillos nocturnos no conducen al aumento de peso en los monos. Pero este estudio analizó los bocadillos solamente, por lo que sus implicaciones pueden no aplicarse al consumo de comidas completas durante las horas nocturnas, dijeron los investigadores.


A futuro, los investigadores quieren replicar el estudio en humanos para ver si el fenómeno es cierto, dijo Fonken.


El estudio fue publicado online el 11 de octubre 2010 en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

¿Hay algo que te gustaría saber? Escríbeme.

© 2020 NutriGups