¡Hola! Me alegra que pases por acá.

Bárbara Barrera Aylwin

Nutricionista - Dietista egresada de la Universidad del Desarrollo 2012.

 

Diplomada en Nutrición Clínica - Pontificia Universidad Católica de Chile 2017.

Diplomada en Mindfulness para profesionales de la Salud - Universidad del Desarrollo 2018.

Curso Weight Management: Beyond balancing calories - Emory University 2019.

Apasionada de la nutrición, fanática de las verduras y el chocolate. Mi historia con la alimentación y nutrición se remonta a la preadolescencia. De "Nutri Nutri" en el colegio pasé a formarme como Nutricionista-Dietista.​

 

Recuerdo que a los 12 años ya me interesaba  la alimentación, me preocupada de consumir mucha verdura, mucha fruta y vivía hinchada. Por otro lado, nadie entendía como alguien que comía tanta verdura fuese lo estítica que yo era. Sumado a eso, vivía cansada y todo me daba taquicardia. Crecí pensando que eso era “normal” para mí, que yo “era así”.  

Fuí a muchos médicos, me hicieron gran cantidad de exámenes... perfil hepático, lipídico, bioquímico, anticuerpos anti tiroides, anti transglutaminasa tisular y otro par de anticuerpos para detectar enfermedad celiaca y otras patologías autoinmunes, ecografías abdominales, ginecológicas, test de folículos pilosos, densitometría ósea, pruebas varias de tolerancia a la glucosa. Nada. Todo normal. Un alza mínima de las transaminasas que todos desestimaron y osteopenia. Por esos años también se me caía mucho el pelo. Come, córtate el pelo para que “agarre fuerza” y relájate, que seguro estas muy nerviosa, dijeron. 

La adolescencia se ve como una nebulosa, yo estudiando, tratando de concentrarme pero incapaz de hacerlo, desde siempre. Déficit atencional sin hiperactividad. Parecía concentrada pero no procesaba nada. Como era responsable llegaba a diario a estudiar a la casa, a tratar de entender para luego rendir. Y rendía, a pesar de estar en un colegio exigente, rendía. Seguía hinchada y el pelo se iba haciendo más débil y delgado, no dejaba de caer. Me eché cuanto corticoide me recetaron los dermatólogos en aquel tiempo.

Ya me había asumido hinchada. A los 17 me hice vegana, sentí que mejoró un poco el estreñimiento. Las fatigas empeoraban, mis análisis de laboratorio estaban siempre buenos. Era todo “psicológico”. No tenia fuerzas para nada, estudiar, dormir, repetir. Estaba deprimida. Entré a la Universidad, no rendía. No era capaz de estar todo el día en clases, llegar a estudiar y rendir. Y no iba a dejar de ir a clases y estudiar, así que derechamente no rendía. Congelé. Toqué fondo. (…). Hice terapia, la psicóloga me dió de alta. Seguía sintiéndome mal. Finalmente tuve una “revelación”,  mi mal sentir causaba mi depresión y no a la inversa como parecía que todos querían hacerme ver. Experimenté con muchas dietas: crudivegana, Zona, Slow Carb, sin azúcar. Fui al cardiólogo y al endocrinólogo nuevamente, ya un poco educada, me agarraba de lo que sabía. ¿Quizá era  hipoglicemia reactiva? ¿Disautonomía? Tenía taquicardias con frecuencia y eso ocurría más cuando estaba con fatiga. La misma fatiga de antaño, peor. Muchos exámenes y nada. Más dietas que prometían arreglar mi digestión y nada, hasta que probé estar “libre de gluten”, todo mejoró bastante. Consulta al gastroenterólogo. Nuevos análisis. Nada. “Si te hace sentir bien, sigue así” me dijo. Único cambio, mis enzimas hepáticas se normalizaron por primera vez.

 

De esto hacen unos 6 años, seguía teniendo fatigas he hinchazón abdominal, pero tanto menos. Poco a poco fui hilando fino y eliminando montón de alimentos. Ya casi no me hincho y me siento bien el 80% del tiempo. Mi alimentación actual tiene influencia de muchos expertos y tantísimas aproximaciones dietoterapeuticas. Mi mejoría es grande, me siento feliz. Me di cuenta que eran los carbohidratos fermentables, la fructosa y otros… y encontré mi mejoría en la dieta FODMAP modificada para mí. Me di cuenta que no era “el gluten” el culpable, sino los fructanos presentes en él.   

Sigo estudiando, y escribo como Nutricionista y paciente que no se conforma con estar “bien” comparado a su basal, que no deja de aprender, que busca opciones.

 

Este es un trozo es mi historia, quizá puedo ayudarte en la tuya.

¿Hay algo que te gustaría saber? Escríbeme.

© 2020 NutriGups